domingo, 27 de septiembre de 2009

Divagación sobre un video y una canción II

Ozric Tentacles in Zagreb 40Imagen por Goran Zec desde Flickr

No se porqué, pero hay algo en la música de estos hippies espaciales que siempre sentí familiar, como si hubiera conocido a los Ozrics no hace 4 años sino mucho antes, en algún momento de y lugar de mi niñez, de esa época llena de recuerdos nublados, festivos, mezclados entre sí... Me pongo a pensar en cómo habría sido ese primer encuentro, y pienso un rato en ello (a merced del estado de vagancia en el que ando inmerso estos dias)... Tal vez habría sido en alguna de nuestras salidas al Parque Deportivo los domingos en la tarde, a mediados de esos desagradecidos '90s, o tal vez en alguna parte de esta ciudad, no se... mis oídos habrían captado alguna melodía orgánica y psicodélica que no pudieron identificar, pero sí asimilar, imagino yo, y esa huella sonora habría quedado guardada aquí adentro, esperando un re-descubrimiento, una revelación de lo experimentado, revelación que un buen dia se habría dado muchos años después, dentro de una emisora para internet via iTunes que ya no recuerdo. Y ya luego de ese momento mi gusto por la escena psicodélica/espacial/hippie/folkie/chévere florecería y comenzaría a escuchar y a enriquecer mis placeres auditivos...

...O no, sencillamente eso tal vez no ocurrió, y todo me lo he imaginado, y tan solo tengo recuerdos de pequeños sonidos paralelos, afines a la atmósfera ozrica pero sin la presencia de la banda inglesa en ellos. Y es que es muy difícil que en este condenado pueblo querido la gente haya escuchado a Ozric Tentacles antes del nuevo milenio. No lo digo porque piense que en este trozo olvidado de patria la buena música sea algo que casi no se vea (bueno, en parte sí pienso eso, pero no aplica para mi explicación)... digamos que hay ciertas bandas cuyo nivel de undergroundidad son incuestionables, y bueno... ya no importa mucho esto. Sencillamente pudo o no haber pasado, y qué. No puedo desandar mis pasos en el tiempo y averiguar si algún hijuemadre tenía algun cedé o casé que me abriera los oidos en el '93 o el '94 o qué se yo que años... quizá nunca pueda yo explicar porqué hay ciertas músicas que me abrigan con su familiaridad, con la sensación a deja vu incomprensible que me queda cuando las escucho... tal vez sea algo del inconsciente colectivo, tal vez sea mi propia, ecléctica y muy atípica experiencia. No quiero joderme más con ese tema, por ahora.

Ah, sobre el video. En realidad Vita Boom no está dentro de mis melodías favoritas de estos hippies graciosos (solo hay que mirar la parte en la que entrevistan a Ed y a Champignon), pero el hecho de ser material grabado precisamente en los noventas y el ambiente que puede respirarse con solo estar sentado viendo el video, con las luces, John Egan bailando y haciendo lo que le da la gana, y las buenas notas, riffs y delicias lisérgicas hacen que valga la pena verlo. Ahí lo dejo. Y los dejo, seguidores del blog (van tres seguidores apenas y la cifra ya me parece avasalladora), con lo que pude hacer de entrada. Perdonen las fruslerías.


Reblog this post [with Zemanta]

miércoles, 23 de septiembre de 2009

La decepción del crecer

La semana que paso tuve la posibilidad de conocer la historia de una persona cercana a mí, quien se sentía bastante "deprimida" en sus propias palabras, y que yo preferiré tomar como melancolía o decepción para ser más exactos, porque su hermana de 16 años “hermanita” para el aun, va muy enserio en una relación de pareja que sostiene hace un par de meses y ha decidido perder su virginidad con este novio. Este joven a quien llamare hombre x, se siente abrumado y decepcionado porque inconscientemente sabe, o al menos lo sospecha dejara de ser el único modelo de hombre a seguir (a causa de la ausencia del padre) para su hermana quien lo ama, respeta e imita en muchas cosas.

Siendo de mi conocimiento la enorme admiración y respeto que tiene el hombre x por la música, especialmente de los 80s, recordé la canción de Night Ranger llamada Sister Christian; escrita por uno de los integrantes del grupo cuando al igual que el hombre x se dio cuenta que su hermana ya no era una niña y que debía entender que era deseada, pronto seria tocada por otros, ilusionada por otros y porque no decirlo, lastimada por otros. Este artista decide sacar sus emociones a flote por medio de esta canción que por supuesto compartí con él y ahora comparto con todos ustedes.

Espero sea de su agrado.


video

sábado, 19 de septiembre de 2009

Divagación bovina

Vaca... Vaca... Rarara... na  - Cow Parade Cos...Imagen por mdverde via Flickr

A continuación pueden encontrar un pequeñ0 escrito sobre nuestras queridas primas mamíferas, iniciado en el 2007 y teminado y someramente corregido hoy. Ojalá lo encuentren "pastoso".

Ah, qué montón de vacas tenemos aquí... rumiando cada segundo que pasa, pastando en un sitio y en otro... sin la menor verguenza, sin el menor pudor, ¿Para qué? No importa; lo único que importa es seguir rumiando y pastando, y si la gente (o incluso algún distraído ente) te ve, que se una a la causa. Hay pasto para todos y cada uno., lo juro. Incluso un poquito de materia verde alcanza, se le podrá masticar y echar baba sobre él mientras para que se forme una bola con el pasto, para luego deshacerla con los dientes y las muelas y todo eso, y después se pueda volver a hacer la bola porque el pasto es muy versátil y hay mucha baba todavía... Es lo único que tienen en esa jeta inmunda que vale la pena: baba, saliva, secreción oral o como sea que se le pueda llamar a esa cosa asquerosa que sale de sus hocicos, poco agraciados pero resistentes., iluminados. Es algo bello. realmente me parece bella esta imagen: un potrero con un montón de vaquitas, pensando en quién sabe qué cosa, mientras
rumian, mientras mastican su alimento verdecito y delicioso (o alguna guayaba que tenga la mala suerte de caer por ahí, al alcance de la jeta de alguna de ésas babosas), antes de pasarlo a la panza, el bonete, el librillo y el cuajar, nombres asquerosos para tan bonitos aparatos de digestión, y luego de ahí a la cola, llena de moscas y de restos de mosca, que mueren a cada coletazo de 150 kph que lanza la vaca hacia el resto de su inmenso trasero. Todo está hecho a la medida, de manera que la vaca no pueda quejarse de que le va mal, porque es todo lo contrario, porque lleva una vida de reyes, una vida muy calmada, sólo rumiar y pastar y botar lo masticado por la via de la cola que asesina moscas como una poseída. Simplemente una vida de lujo. Bueno, hasta que llega la hora de ir al sitio que Troy McClure llama con bucólica ironía la Universidad Bovina. Y ahí acaba la vida de lujo... ¿Pero acaso tenían una vida de lujo antes de que las desgraciadas se "graduaran" y fueran a parar a las más grasientas hamburgueserías, donde un montón de muelas amarillas y bacterianas se encargarían de su futuro? Bah, no lo creo. eso de estar todo el día masticando pasto y matando moscas con el rabo no puede ser vida. Caray, esto apesta, y no precisamente a mierda de vaca... los seres humanos merecemos más que eso. No podemos pasarnos nuestra "valiosa" vida mascando pasto. Para eso tenemos los chicles. Recordamos de forma cómoda nuestros antepasados mamíferos durante media hora y luego escupimos la masa. Práctico, ¿No?

Reblog this post [with Zemanta]

domingo, 13 de septiembre de 2009

Blogs recomendados para lectores y escritores

Hace algunos meses descubrí que en La Argentina existen diferentes comunidades, en las que personas de toda Latinoamérica se reúnen para conversar, criticar y alabar todo tipo de materiales artísticos, creados por miembros de la misma comunidad virtual o por escritores de renombre. Los trabajos artísticos que se encuentran allí son muy variados (literatura, música, cine, fotografía, plástica, filosofía, ciencia). Además de todo esto, los blogs cuentan con espacios en donde se puede hacer parte, en el caso de Las Letras del Mal, de grupos como por ejemplo La fumada del día, grupo que se dedica a escribir, como dice la página: “Inspiraciones instantáneas. Iluminaciones súbitas. Visiones mesiáticas. Cosas que se os ocurran automáticamente. Descargas de cerebro... ¡Anímense a improvisar! ¡Ideas paranoicocríticas! ¡Animaladas! ¡Combustiones espontáneas!”

Estos lugares también prestan ayudas importantes para todas las personas que desean ingresar al mundo de las letras, ya sea como lectores o como escritores; una de ellas es la biblioteca virtual, en donde cualquier integrante del portal puede publicitar sus libros, hacer una reseña y darse a conocer a los demás. La otra posibilidad es la de publicar nuestras novelas o libros en el grupo de la comunidad en Facebook, para que allí (por supuesto después de un trabajo destructivo de corrección en la comunidad) las personas puedan comprar nuestros trabajos de manera que sean conocidos por personas de todo el mundo.

En fin hay muchas cosas más para explorar, ustedes mismos se sorprenderán de las cosas y posibilidades que ofrecen, eso sí tengan cuidado “algunos blogs” no son tan libres como afirman serlo, los pueden vetar.

Los dos mas conocidos son:

martes, 8 de septiembre de 2009

Divagación sobre un video y una canción I

Escribo estas enjutas líneas mientras escucho Le Tour de Pise, de un extraño franchute llamado Jean Francois Coen. Y aunque mi dominio del francés es equivalente a la nulidad, los acordes de guitarra que se esparcen a lo largo de la pista me confieren la sensación de estar dentro de un frasco de nostalgia, con unas gotas de melancolía mezclada. Podrá ser esta una sensación ligada al adverso mundo de los lugares comunes, pero es esa imagen la que me queda al pensar y pensar en la canción, que a estas alturas estoy escuchando por quinta o sexta vez. Y me gusta esa imagen, y estoy cómodo con ella. Y de algún modo esa visión personal no desencaja con la del video, claro, si uso la imaginación: puedo estar dentro de mi frasco con un proyector, viendo como se unen sílabas de la canción que el director Michel Gondry halló en muchos lugares, solas, tímidas, ocupadas en lo suyo, pero dispuestas a darse un nuevo significado.

Comparto ahora el video que inspiró esta diminuta divagación, mientras sigo en mi frasquito, saboreando el bello cuerpo de la melodía de esta obrilla francescoidea... y mientras me esfuerzo por ejercitar más la escribitura...



miércoles, 2 de septiembre de 2009

La máquina de follar de Bukowski: Apuestas, tragos y polvos.

El fenómeno Bukowski tomó rápidamente fuerza entre los jóvenes norteamericanos y del mundo. Su literatura accesible al público, aparentemente descuidada y de fuerte contenido profano, logró calar fácilmente dentro del imaginario de nuestra sociedad contemporánea, que abiertamente o en secreto anhela muchas de sus actitudes lanzadas al goce del cuerpo sobre la moral. Sin embargo, la fascinación de sus personajes, su lenguaje y sus repetidas conductas terminan por ser un poco molestas para quien no guste “más de lo mismo”, cosa que ocurre en la máquina de follar (en el cual me baso para escribir esta entrada), en donde cuentos cargados de decadencia, desenfreno y en algunos casos aversión -como puede encontrarse en cuentos como tres mujeres, el malvado, animales hasta en la sopa, un hombre célebre y el cuento homónimo la máquina de follar- se mezclan con intentos fallidos de injertos entre cuento y ensayo, experimentos fallidos que solo producen aburrimiento y decepción, como notas sobre la peste y un mal viaje.

En conclusión, el último escritor maldito de Norteamérica hace méritos suficientes para ser leído y estar dentro de los grandes del realismo sucio. Sin embargo, su estilo literario cargado de estereotipos (apuestas, borrachos, actos sexuales y decadencia), puede llegar a ser cansón para quienes busquen en cada historia un mundo distinto después de algunos cuentos. De todos modos la apuesta está sobre la mesa; quien quiera leer algo diferente, poco pesado y con altas dosis de decadencia que lo tome, lo lea y nos escriba su opinión.